Publicidad friki o algún cabroncete suelto

Andaba yo el otro día caminando por una calle de mi pueblo, cuando me topé de morros con la persiana que os muestro a continuación.

Realmente, me quedé con la duda de saber si el “mensajito” había sido puesto por los propietarios del negocio, o algún cabroncete les había hecho un favorcillo.